CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Relectura de HV a la luz de AL
10 - 01 - 2018 - EMERGENCIA ANTROPOLOGICA - Vida

El P. Maurizio Chiodi, teólogo moral italiano recientemente nombrado miembro de la Pontificia Academia para la Vida, ha asegurado durante una conferencia pública Pontificia Universidad Gregoriana de Roma que, en base a las enseñanzas de Amoris Laetitia, es lícito e incluso responsable recurrir a los métodos anticonceptivos artificiales. Cosa que es imposible derivar de  la Humanae Vitae. (InfoCatólica)

 El Chiodi aseguró que hay «circunstancias -me refiero a lo indicado por Amoris Laetitia, capítulo 8- que precisamente por el bien de la responsabilidad, requieren anticoncepción».

Cuando «los métodos naturales son imposibles o inviables, es necesario encontrar otras formas de responsabilidad», argumentó el p. Chiodi en su conferencia titulada: Relectura de Humanae Vitae (1968) a la luz de Amoris Laetitia (2016).

En tales circunstancias, dijo, «un método artificial para la regulación de los nacimientos podría ser reconocido como un acto de responsabilidad que se lleva a cabo, no para rechazar radicalmente el regalo de un niño, sino porque en esas situaciones la responsabilidad llama a la pareja y la familia a otras formas de bienvenida y hospitalidad».

Los comentarios del profesor italiano llegan cuando la Iglesia celebra este año el 50 aniversario de la encíclica Humanae Vitae del Papa Pablo VI, que reafirmó la prohibición de la Iglesia sobre la anticoncepción. En su encíclica, Pablo VI llamó a la anticoncepción artificial «intrínsecamente errónea», aprobó la planificación familiar natural y confirmó las enseñanzas de la Iglesia sobre el amor conyugal y la paternidad responsable.

El P. Chiodi, profesor de teología moral en la Universidad del Norte de Italia en Milán, comenzó su charla resumiendo un artículo publicado en First Things durante el Sínodo sobre la Familia 2015. Dos profesores del Instituto Juan Pablo II de Estudios sobre el Matrimonio y la Familia redactaron un "Llamamiento" que criticaba el párrafo 137 del documento de trabajo del Sínodo (Instrumentum Laboris) que se centraba en la paternidad responsable y Humanae Vitae, dado que dicho párrafo no era precisamente concorde con el magisterio pontificio.

Chiodi, que prefirió llamar a la apelación una «acusación», dijo que la interpretación de los autores del párrafo 137 parecía «forzar su significado» y fue «guiada por un tipo de duda o sospecha metódica». Y agregó que los autores no abordaron lo que él considera que es la pregunta central en la teología moral hoy en día, es decir, «la relación entre lo objetivo y lo subjetivo».

El teólogo moralista italiano explicó que «normalmente, lo objetivo se identifica con la norma moral conocida por la razón y lo subjetivo se identifica con la conciencia iluminada por la ley», pero rechazó esta idea, argumentando en cambio que «la relación entre lo objetivo y lo subjetivo no es una relación entre la norma conocida por la razón y la conciencia sino entre el acto ... y la conciencia ». La tarea para los filósofos y teólogos, dijo Chiodi, es «repensar una teoría de la conciencia que recupere el vínculo original entre conciencia y el acto moral».

No se habla de ello
El sacerdote dedicó la segunda parte de su conferencia a la relación entre Humanae Vitae y Amoris Laetitia. Aunque reconoció que Humanae Vitae ocupa «un lugar muy importante» en el «desarrollo histórico» del magisterio de la Iglesia sobre el matrimonio, dijo que la encíclica se ha convertido más en un «tema simbólico, criticado o rechazado por aquellos que estaban decepcionados con sus conclusiones , o considerado como un verdadero pilar de la doctrina moral católica sobre la sexualidad por otros».

El presbítero italiano atribuyó la creciente importancia de la encíclica a su inserción en la Familiaris Consortio de Juan Pablo II, n. 29-34, pero especialmente, dijo, «al hecho de que Veritatis Splendor n. 80 incluye la anticoncepción entre los actos «intrínsecamente malvados». Pero desde un punto de vista pastoral, dijo que la «urgencia del problema de la anticoncepción parece ir disminuyendo gradualmente»:

«Si bien en los años 50 y 60 era una necesidad urgente para los creyentes, ahora la gran mayoría de las parejas casadas creyentes viven como si la norma no existiera».

«Oficial y objetivamente, la norma se ha mantenido», pero «incluso muchos pastores» no hablan de eso, dijo. «En público, en la catequesis y en la predicación, prefieren no hablar de ello», mientras que «en encuentros personales mantienen una actitud muy indulgente cuando se plantea el problema». «Y por lo tanto», argumentó, «es significativo que Amoris Laetitia hable tan poco de eso».

Incidiendo aún más sobre la importancia de este silencio, el p. Chiodi señaló que Humanae Vitae se cita solo seis veces en Amoris Laetitia. «Se ha observado», añadió, que su referencia más importante - sobre la generación de la vida, la elección responsable y la conciencia (párrafo 222) - presenta «una formulación relativamente suave» de la encíclica de Pablo VI, ya que «se abstiene de una clara y una fuerte condena de posiciones diferentes, tanto sistemáticas como normativas».

Además, Chiodi señaló que Amoris Laetitia no hace una «referencia explícita» a la anticoncepción como «intrínsecamente malvada» y agregó que «hubiera sido muy fácil hacerlo dada la Veritatis Splendor».

Tarea imposible que asume el P. Chiodi
A la luz de la escasez de referencias a la encíclica histórica de Pablo VI en Amoris Laetitia, el p. Chiodi preguntó: «¿Cómo se puede volver a leer Humanae Vitae a la luz de Amoris Laetitia? Parece que me han dado una tarea imposible».

Pero, curiosamente, procedió a hacer exactamente lo que fingió ser inalcanzable, pasando directamente a considerar lo que llamó las «dos grandes preguntas» que surgen en el Capítulo 8 de Amoris Laetitia. La primera pregunta, el p. Chiodi dijo, es la «relevancia objetiva de las circunstancias atenuantes y la responsabilidad subjetiva de la conciencia». La segunda: «la relación constitutiva entre la norma y el discernimiento».

Su charla luego tomó un giro de reflexión sobre la conciencia, el acto, la norma y el discernimiento. P. El propio Chiodi reconoció que sus ambiciones «podrían ser excesivas» en el tiempo asignado, pero finalmente llegó al quid de su argumento. A través de su misterio pascual, dijo, «Jesús ... abre al creyente la posibilidad de actuar con responsabilidad, es decir, una forma de actuar que responde a la gracia, pasando por las tribulaciones de la historia y del mal».

«Desde esta perspectiva», argumentó Chiodi, «las normas morales no se pueden reducir a la objetividad racional, sino que pertenecen a la vida humana entendida como una historia de salvación y gracia. Las normas conservan lo bueno e instruyen en el camino del bien. Pero son históricas» -«En otras palabras, están sujetas a cambios», dijo un académico cercano al Vaticano a LifeSite. Esto es «nada más que historicismo y relativismo», agregó-.

Chiodi continuó: «[Las normas morales] tienen una cualidad simbólica y universal, porque apuntan al bien al que dan fe, y a la conciencia que instruyen y guardan». Y «en esta luz, el discernimiento no es una actividad añadida» sino que es «la conciencia misma».

Más uso de Amoris Laetitia
En la parte final de su charla, el p. Chiodi desarrolló una «antropología del matrimonio» basada en lo que él consideraba sus «cuatro aspectos fundamentales»: la relación entre la sexualidad y la diferencia sexual; la relación entre la sexualidad humana y el pacto conyugal; la relación entre la comunión matrimonial y la generación; y el significado de la responsabilidad en la generación [es decir paternidad responsable].

Antes de pasar a considerar estos cuatro aspectos, el p. Chiodi dijo que «naturalmente, debemos preguntarnos si los métodos naturales pueden y deben ser la única forma de paternidad responsable, o si esto no necesita ser interpretado de manera más amplia».

También señaló, refiriéndose al Capítulo 8 de Amoris Laetitia, que estos cuatro aspectos tienen el carácter de un «bien prometido» que «abre la posibilidad de fracaso». Por lo tanto, en estos cuatro aspectos del matrimonio una persona es llamada a «discernir» el bien que es posible «y evitar la» oposición absoluta entre el bien y el mal, entre el blanco y el negro, como dice Amoris Laetitia, «al considerar» las circunstancias oscuras y dramáticas de la vida».

Pasando rápidamente por los tres primeros puntos, el p. Chiodi llegó al cuarto, es decir, el significado de paternidad responsable. «Los métodos naturales de fecundidad» dijo, «testiguan el carácter responsable de la generación, a través del ritmo del tiempo, el ritmo del cuerpo del otro, el cuidado de una relación que implica el diálogo y la aceptación mutua, no la instrumentalización del otro».

Tras dicho desarrollo, llegó a la conclusión indicada el principio de la noticia:

Si es cierto que la responsabilidad de generar (ndr:concepción) es a lo que apuntan estos métodos [naturales], entonces podemos entender cómo, en situaciones en las que los métodos naturales son imposibles o inviables, es necesario encontrar otras formas de responsabilidad. Hay circunstancias, me refiero a Amoris Laetitia, Capítulo 8, que precisamente por el bien de la responsabilidad, requieren anticoncepción. En estos casos, una intervención tecnológica no niega la responsabilidad de la relación generadora. La insistencia del Magisterio de la Iglesia en los métodos naturales no puede interpretarse, en mi opinión, como una norma que es un fin en sí misma, ni como una mera conformidad con las leyes biológicas, porque la norma apunta a una antropología, al bien de la responsabilidad matrimonial.

Y añadió:

La Tecnología [es decir control de la natalidad artificial], en ciertas circunstancias, puede hacer posible proteger la calidad responsable del acto sexual, incluso en la decisión de no generar, por todas las razones que Pablo VI, e incluso antes, Pío XII ya indicó como ' razones plausibles para evitar la concepción de un niño. Me parece que tecnología no se puede rechazar a priori cuando el nacimiento de un niño está en juego, porque la tecnología es una forma de actuar, y por lo tanto requiere discernimiento sobre la base de estas circunstancias, por lo tanto, es irreductible a una interpretación material de la norma. En las circunstancias antes mencionadas, entonces, un método artificial para la regulación del nacimiento podría reconocerse como un acto de responsabilidad que se lleva a cabo, no para rechazar radicalmente el regalo de un niño sino porque en esas situaciones, la responsabilidad llama al pareja y la familia a otras formas de bienvenida y hospitalidad. 


lunes 22 de

enero de 2018

PEDI ESCULTURA


APOYA ENTRONIZACION

cristohoy.enargentina.com.ar    © 2013