CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Robert Sarah, żJuan Pablo III?
22 - 06 - 2016 - CULTURA - Grandes Personajes

El sacerdote Dwight Longenecker pone de manifiesto las similitudes entre la biografía del “papable” Sarah y Karol Wojtyła. 

¿Buscamos al San Juan Pablo II africano? Esta es la pregunta que se plantea el sacerdote Dwight Longenecker tras la lectura del libro del cardenal Robert Sarah Dios o nada. Longenecker manifiesta las similitudes que él encuentra entre la biografía del actual prefecto de la Congregación para el Culto Divino y Karol Wojtyła en un artículo en el portal Crux:

En la lectura del libro del cardenal Robert Sarah Dios o Nada, había veces que no podía evitar comparar su historia con la del Papa San Juan Pablo II.

Al igual que Juan Pablo, Sarah se quedó huérfano a una temprana edad y soportó la pobreza y la inseguridad y el miedo. Al igual que Juan Pablo, el cardenal Sarah sobrevivió a un régimen marxista opresivo y tiránico. Se levantó de la oscuridad para alcanzar grandes logros intelectuales, habla con decisión y claridad y para los pobres, los oprimidos y los perseguidos.

Al igual que Juan Pablo II, Robert Sarah es un hombre de gran valor, fe profunda y ferviente espiritualidad.

Robert Sarah nació en 1945 en un pueblo remoto en el país de África occidental Guinea Francesa. En octubre de 1958, los franceses se retiraron y el país declaró su independencia con el marxista Sékou Touré como presidente. El radical e impredecible Touré se convirtió en un perseguidor de la Iglesia Católica, y el joven seminarista Sarah pronto aprendió cómo sobrevivir dentro de un régimen violento y opresivo.

A los 12 años, Sarah entró en el Seminario de Bingerville en Costa de Marfil, pero la independencia regresó al nuevo país y entró en el seminario local. En el verano de 1961, el gobierno de Touré nacionalizó todas las escuelas privadas católicas, incluyendo el seminario.

En 1964, Sarah fue enviado a Francia para estudiar en el Seminario Mayor en Nancy. Luego pasó a estudiar en la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma, obteniendo la Licenciatura en Teología antes de ir a Jerusalén, donde obtuvo la licenciatura en Sagrada Escritura.

Con conocimientos en francés, italiano e inglés, Sarah fue ordenado sacerdote con 24 años, y arzobispo diez años más tarde. Sirvió en su país de origen bajo la constante opresión y amenazas de muerte de la dictadura marxista.

En 2001 el Papa Juan Pablo II lo llevó a Roma, donde fue nombrado secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. En octubre de 2010 fue nombrado presidente del Consejo Pontificio Cor Unum.

También sirvió en el Pontificio Consejo para los Laicos y en el Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, y en noviembre de 2014, Francisco nombró a Sarah prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos. También se desempeña como miembro del Comité Pontificio para los Congresos Eucarísticos Internacionales.

Sarah se ha convertido en una especie de abanderado de la ortodoxia católica de la especie favorecida por el Papa Emérito Benedicto. Sin miedo a meterse en guerras de liturgia, Sarah dijo en un reciente artículo de la revista francesa Familia Cristiana que el Concilio Vaticano II no exige a los sacerdotes celebrar la misa de cara al pueblo.

Esta manera de celebrar la misa, dijo, era “una posibilidad, pero no una obligación”. El ministerio de la Palabra se celebra con los lectores y oyentes uno frente al otro, pero “tan pronto como se llega al momento en que uno se dirige a Dios – desde el ofertorio en adelante – es esencial que el sacerdote y los files miren juntos hacia oriente. Esto corresponde exactamente a lo que querían los padres conciliares”.

Tampoco tiene el prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos duda en enfrentarse a la amenaza del Islam.

Como arzobispo en África Occidental, Sarah no sólo se ha enfrentado a un dictador marxista, sino que en su propio pequeño país el 85 por ciento son musulmanes. En respuesta a la afirmación del coronel Muammar Gaddafi que en 2010 dijo que Europa debería convertirse en musulmana, Sarah dijo: “Hablar de la conversión al Islam del continente europeo no tiene sentido, ya que es sólo la gente la que decide conscientemente ser cristiana, musulmana o de otras religiones” .

Sarah ha sido aún más franco en su resistencia a la agenda LGBT.

En 2012, cuando el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, dio un discurso pidiendo a los países africanos revocar las leyes que establecen sanciones contra la conducta homosexual, Sarah calificó el discurso de “estúpido”. Observó que los países de África agacharían la cabeza e seguirían la agenda porque la aceptación está ligada a la ayuda económica.

“No es posible imponer a los pobres este tipo de mentalidad europea”, dijo Sarah, y le pidió a los obispos africanos resistir ante el imperialismo ideológico.

En 2015, en un discurso público realizado en el Sínodo sobre la Familia fue más allá, uniendo la ideología de género, el aborto y el fanatismo islámico. Dijo que podrían ser vistos como “casi como dos bestias apocalípticas” con orígenes demoníacos, dibujo paralelos con el nazismo y el comunismo “.

Tal lenguaje no hará de Sarah el favorito de cualquiera de las bestias de ISIS, o de los secularistas de Occidente. ¿Qué da al cardenal Robert Sarah el valor de hablar con tanta fuerza contra las ideologías cada vez más opresivas?

La respuesta se remonta a las similitudes con el Papa Juan Pablo. Una de las causas fundamentales del valor innegable de Juan Pablo es que no tenía nada que perder, porque había perdido todo ya. Las adversidades que ambos hombres pasaron -siendo criados en la pobreza, orfandad, sobreviviendo a dictadores, amenazas de muerte y persecución constante- reforzaron su determinación.

Por encima de todo, la vida de ambos, Sarah y Juan Pablo II, están profundamente fundadas en la oración, el ayuno, el amor a Jesús y María, y una profunda adhesión a Jesús en la Eucaristía. En pocas palabras, los dos son hombres de oración y, por lo tanto, los hombres de poder.

(Fuente: Infovaticana)