CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Finanzas vaticanas; suspenden tarea de la revisora contratada
22 - 04 - 2016 - VATICANO - Organismos

Con dos cartas, la Secretaría de Estado «congeló» el trabajo de revisión externa de una de las mayores sociedades del mundo que se ocupa de balances. El motivo de la decisión serían las anomalías en los procedimientos con los que fue estipulado el contrato

La Secretaría para la Economía, guiada por el cardenal George Pell, había dado el anuncio el pasado 5 de diciembre: la PricewaterhouseCoopers (PwC), una de las mayores sociedades de revisión de balances y asesoría fiscal, habría debido comenzar una revisión externa de las cuentas de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano. El contrato con la PwC, de alrededor de 3 millones de dólares por 3 años, fue estipulado y firmado por el mismo cardenal Prefecto de la Secretaría para la Economía, George Pell, quien en el documento aparecía como «manager of the Holy See».

En febrero de este año, Pell firmó dos circulares (del 20 y del 23 de ese mes) que fueron enviadas a todos los entes vaticanos que debían someter sus balances consolidados a la revisión externa. En estas circulares se indicaba que la PwC no solo se habría puesto en contacto directo con los dicasterios (para revisar los documentos que considerara necesarios), sino que cada administración y dicasterio habría debido dar un permiso en el que se afirmara que la sociedad externa habría tenido la posibilidad de entrar en contacto con los abogados, los fiscales y los tesoreros de los entes.

Pero hace algunos días, llegaron dos nuevas cartas. Esta vez las envió la Secretaría de Estado a las administraciones y dicterios, y llevan la firma del Secretario de Estado Parolin (la primera) y del Sustituto Angelo Becciu (la segunda). Estas cartas informaron a los mismos entes que el trabajo de revisión ha sido «suspendido». Parece evidente que el Papa está al corriente de esta nueva decisión.

¿Qué sucedió? El problema, explican fuentes vaticanas, no está relacionado con el trabajo de la PwC, que además acaba de iniciar: la sociedad no se ha comportado incorrectamente y no se trata ni de una responsabilidad de la PwC ni de una «resistencia» de la Curia. Lo que habría motivado la suspensión habrían sido posibles anomalías en los procedimientos con los que se llegó a la firma del contrato y la falta de las consultas exigidas por los estatutos apenas aprobados por el Papa.

Los estatutos, efectivamente, establecen que el Consejo para la Economía, presidido por el cardenal Reinhard Marx, sea quien pida revisiones externas específicas, además de las que ya ha puesto en marcha la nueva Oficina del Revisor General vaticano. Es lo que prevé el articulo 4, coma 3, del estatuto: «Cuando lo considere necesario, y después de haber consultado, cuando sea oportuno, a la Secretaría para la Economía, el Consejo ordena la revisión por parte de profesionales externos sobre específicos entes, administraciones, actividades o programas». Según algunas fuentes, muchos miembros del Consejo no habrían sido informados de las funciones de la PwC y no habrían conocido el contenido del contrato.

En esta fase de reorganización de las nuevas instituciones, el cardenal Pell, con su colaborador Danny Casey, probablemente creía que la Secretaría para la Economía tenía que ocuparse de prácticamente todo. Pero esta anomalía en el procedimiento habría podido poner en duda la validez del contrato mismo, pues violaba los estatutos, es decir las leyes que apenas promulgadas por el Papa.

La decisión de suspender por el momento la revisión de PwC se debe, pues, a la necesidad de «profundizar la cuestión», y no parece relacionada con desacuerdos sobre la obra de transparencia en las finanzas vaticanas, ni mucho menos con errores cometidos por la misma sociedad o con las modalidades con las que la PwC había comenzado a desempeñar su trabajo. Además, durante la última reunión del «C9», el Consejo de cardenales que ayudan al Papa en la reforma de la Curia y en el gobierno de la Iglesia universal (al que pertenecen tanto Pell como Marx y Parolin), se discutió sobre los problemas relacionados con el contrato con la sociedad externa.

El pasado 14 de octubre, con una carta dirigida al Secretario de Estado, Francisco subrayó que «el presente periodo de transición» para la reforma de la Curia no es «tiempo de ‘vacatio legis’». El Papa confirmó que seguían plenamente en vigor «la Constitución Apostólica ‘Pastor bonus’, con las sucesivas modificaciones», y el Reglamento General de la Curia romana; también recordó que «la observancia de las normas comunes es necesaria» para «garantizar el desarrollo ordenado del trabajo en la Curia Romana y en las instituciones vinculadas a la Santa Sede». Al final invitó a seguir «escrupulosamente cuanto se establece en los documentos mencionados, además de lo que establecen el Reglamento para el personal dirigente laico de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano y el Reglamento de la Comisión independiente de evaluación para la asunción de personal laico en la Sede Apostólica».(ANDREA TORNIELLI-VATICAN INSIDER)