CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Peruanos no admiten uniones contrarias a lo natural
09 - 11 - 2013 - EMERGENCIA ANTROPOLOGICA - UniĆ³n Gay

Aunque la nota dominante en los suramericanos es la apatía política hay paises sin embargo muy mal predispuestos a modificar sus costumbres ancestrales, entre estos se encuentra Perú donde le hacen mala cara a lo que venga a contrapelo de la naturaleza.

Una nueva encuesta, realizada por la Compañía Peruana de Estudios de Mercados y Opinión Pública (CPI) y publicada este viernes 8 de noviembre, confirmó que la mayoría de peruanos se opone a al “matrimonio” gay disfrazado en una propuesta legislativa de “unión civil” homosexual.

A la pregunta "¿está usted de acuerdo o en desacuerdo con la unión civil entre parejas del mismo género para que tengan los mismos derechos de un hombre y una mujer unidos por el matrimonio, propuesto por el congresista Carlos Bruce en el Congreso de la República?”, el 70,3 por ciento de peruanos expresó su desacuerdo, contra solo un 26,4 por ciento que aprobó la iniciativa legislativa.

El 12 de septiembre de 2013, el congresista Carlos Bruce ingresó a trámite en el parlamento su “Proyecto de Ley que establece la Unión Civil No Matrimonial para Personas del Mismo Sexo”, relacionándolo principalmente con temas patrimoniales, como herencia, entre otros.

Sin embargo, el jurista Fernán Altuve, en un debate televisivo con Bruce, puso en evidencia que su proyecto de ley se trata en realidad de un “matrimonio” gay al cual “no le dicen matrimonio”.

“Lo que pasa es que quieren pasar un matrimonio que no le dicen matrimonio. Llámenle matrimonio y vamos a ver cuál es la opinión de toda la población peruana”, desafió Altuve a Bruce.

Similar opinión expresó el congresista Carlos Tubino, quien aseguró que “he estudiado bien este proyecto de ley y están todos los derechos del matrimonio”.

“Debería decir no unión civil sino matrimonio entre personas del mismo sexo, que es lo que se está buscando acá”, criticó.

La encuesta de CPI reveló además que la mayoría de jóvenes entre 18 y 24 años, en un 59,8 por ciento, también rechazó las uniones homosexuales, al igual que el 64,1 por ciento adultos entre los 25 y 30 años y el 80,9 por ciento de adultos de 40 años a más.

La encuesta tuvo una muestra de 1450 personas, con un nivel de confianza del 95,5 por ciento.

El estudio de CPI, realizado del 29 de octubre al 3 de noviembre de este año, corrobora el realizado por Datum a inicios de octubre por Datum, que indicó que el 70 por ciento de peruanos se oponen a las uniones homosexuales.

De igual forma, una encuesta realizada por Ipsos-Perú a mediados de 2013 reveló que el 76 por ciento de peruanos negaría su voto a un candidato que promoviera las uniones homosexuales.

La polémica propuesta de Carlos Bruce ha causado división en el propio lobby gay peruano, pues los dirigentes del movimiento homosexual de Lima (MHOL), que eventualmente se sumaron al apoyo de este proyecto de ley, lo calificaron inicialmente de "ley guetto" y de haber sido redactado "a medida de los homofóbicos”.

Por su parte, el estilista homosexual Carlos Cacho, polémica figura de sintonizados programas de televisión, se expresó en contra de las uniones homosexuales y aseguró que al colectivo homosexual "no les preocupa tanto" este tema como asegura el lobby gay en el país.

El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, ha expresado su desacuerdo con el proyecto de ley de Carlos Bruce, indicando que “no pienso que es una exclusión de nadie, el que quiere tener su relación (homosexual) tiene el derecho civil para que haga sus contratos, pero no hace falta que hagan la caricatura del matrimonio”.

A su turno, el Arzobispo de Piura y Presidente de la Comisión de Familia de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), Mons. José Antonio Eguren, advirtió que la propuesta de abrir las puertas a las uniones homosexuales debilitará a la institución natural del matrimonio e indicó que esta propuesta va contra la razón y el sentido común.(EWTN)