CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Sarah, personaje del aņo 2015
31 - 12 - 2015 - CULTURA - Grandes Personajes

El cardenal guineano Robert Sarah es el personaje del 2015 para INFOVATICANA. Por su defensa de la Cristiandad ante las dos grandes amenazas diabólicas: El fundamentalismo islámico y la ideología de género. Su discurso ante el Sínodo y su libro “Dios o Nada” han sido de los textos más leídos del año que hoy termina.

Su libro, Dios o Nada, publicado este año en varios países en formato entrevista, es uno de los libros de índole religiosa más vendidos del año. En él, el Cardenal desgrana su vida, su experiencia pastoral y los desafíos a los que se enfrenta la Iglesia, con una clarividencia que el propio Benedicto XVI ha calificado de
El Papa emérito, en su dedicatoria del libro, señala lo siguiente: He leído Dios o nada con gran provecho espiritual, alegría y gratitud. Vuestro testimonio de la Iglesia en África, del sufrimiento durante la época del marxismo en Guinea y de una vida espiritual dinámica, tiene gran importancia para la Iglesia. Es singularmente relevante y profundo lo que afirma acerca de la centralidad de Dios, la celebración de la liturgia y la vida moral de los cristianos. Su valiente respuesta a los planteamientos de la “teoría de género” clarifica una cuestión antropológica fundamental.
Por su parte, el propio Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia y secretario personal del Papa emérito, comparó a Sarah con el Papa Gelasio, el último papa africano, que atravesó el mediterráneo para enfrentar las invasiones bárbaras.
Lea también: Gänswein: ‘El Cardenal Sarah me recuerda al Papa Gelasio’
Durante el Sínodo de los Obispos, celebrado en Roma en octubre de este año, el Cardenal Sarah leyó un discurso histórico a los padres sinodales.
Lea también: Carta al Papa de trece cardenales de peso
“Nos encontramos entre la ideología de género e ISIS”, calificando a estas realidades como “dos bestias apocalípticas” y recalcando su origen demoníaco. Un origen demoníaco que se demuestra en que tanto los defensores de la ideología de género como los terroristas islámicos exigen una “regla universal y totalitaria” y son “violentamente intolerantes, destructores de familias, la sociedad y la Iglesia, y son abiertamente cristianófobos”.
Sarah ha querido poner rostro a estas amenazas y ha señalado como manifestaciones de la ideología de género al grupo radical feminista Femen, el lobby LGBT y la multinacional abortista Planned Parenthood. También ha recordado a los obispos presentes en el Sínodo “las masacres islámicas” que se produjeron el pasado 26 de junio en Francia, Kuwait, Somalia y Túnez.
Lea también: África impide que el Rin desemboque en el Tíber
En opinión de este prelado, nuestra sociedad se enfrenta por un lado a la “desintegración de la familia en el Occidente secularizado” a través del “divorcio rápido y fácil, el aborto, las uniones homosexuales y la eutanasia” y por otro a la “pseudo-familia del Islam ideologizado que legitima la poligamia, la subordinación femenina, la esclavitud sexual, el matrimonio infantil”.
Puede leer el discurso íntegro aquí.
Esta defensa de la fe y de las verdades cristianas frente a las amenazas del mundo le han valido grandes ataques desde la prensa anticlerical.
Lea también: El prelado homosexual y la prensa anticristiana, contra el Cardenal Sarah
Nacido el 15 de junio 1945, en Ourous, Guinea Conakry. Después de la escuela primaria y secundaria, en 1957 se vio obligado a salir del país para continuar sus estudios en el seminario menor de Bingerville, en Costa de Marfil. De regreso a Guinea después de la independencia, en octubre de 1958, completó sus estudios en el seminario menor de Dixinn. Cuando la escuela fue requisada por el gobierno guineano, tuvo que regresar a la parroquia de Sainte Croix, en Kindia, para completar sus estudios.
Fue ordenado sacerdote el 20 de julio de 1969 y poco después fue enviado a Roma donde obtuvo la licenciatura en teología en la Pontificia Universidad Gregoriana, habiendo enriquecido su formación en el Pontificio Instituto Bíblico. Después de un período de estudios en el Instituto Bíblico de Jerusalén (1971-1972), obtuvo la licencia en sagrada escritura.
De vuelta a su patria, fue nombrado párroco de Boké, donde permaneció desde 1974 a 1976 y posteriormente asumió el rectorado del seminario menor Juan XXIII de Kindia, expulsando, nada más llegar, a todos los seminaristas, por su no idoneidad para el sacerdocio.
Fue consagrado arzobispo el 8 de diciembre de 1979, por el Cardenal Giovanni Benelli. Cuando recibió la ordenación episcopal, era el obispo más joven del mundo, con 34 años de edad.
El 1 de octubre de 2001, Juan Pablo II lo nombró secretario de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, cargo que ocupó durante nueve años, hasta el 7 de octubre de 2010, cuando el papa Benedicto XVI lo nombró presidente del Consejo Pontificio “Cor Unum”, en sustitución del Cardenal Cordes.
Lea también: “Separar el Magisterio de la pastoral es una forma de herejía”
En palabras de John Allen, Sarah es una encarnación clásica de la ética que prevalece entre muchos prelados africanos – profundamente tradicionalista en las guerras de la cultura, pero fuertemente progresista sobre temas de justicia social como el medio ambiente, la guerra y la paz, la igualdad económica y el buen gobierno.
El 1 de septiembre 2010 Mons. Sarah criticó al líder libio Gadafi, por su llamada a la conversión de toda Europa al islamismo, lo etiquetó como una falta de respeto al Papa, Italia y la Iglesia y dijo que “Hablar de la conversión de todo el continente europeo al Islam no tiene ningún sentido porque es el pueblo por sí solo quien decide conscientemente ser cristiano, musulmán o seguir otras religiones”.
En octubre de 2013 participó en el sínodo de los obispos y afirmó lo siguiente: “Nuestro trabajo pastoral de la caridad es un gran instrumento de la evangelización, tanto para los trabajadores y los que reciben sus servicios, La iglesia no es una agencia de servicios sociales. Su objetivo es siempre y en todas partes para llevar a la gente al Dios que es amor, y que se realiza a través concreta que demuestra que el amor.
Aunque nunca la Iglesia une sus ofertas de ayuda a las promesas de la conversión muchas personas han llegado a la fe en Cristo y se unió a la iglesia a causa del amor que vivieron a través de la caridad católica. La actividad misionera y la caridad – en forma de educación, salud, saneamiento, ayuda al desarrollo y la defensa de los derechos humanos – siempre han ido de la mano”.
Lea también: ¿Quién es…Robert Sarah?
En ese mismo sentido calificó el lema de Cáritas formulado por Rodriguez Maradiaga de «UNA FAMILIA HUMANA: CERO POBREZA» como “irreal”. Afirmó: “sería sabio no seguir algunos eslóganes irreales. No me queda muy claro qué significa cero pobreza, porque Cristo dijo que siempre tendremos a los pobres. Entonces, ¿cuál es la forma real en la que podemos luchar contra la pobreza? Es complicado cancelarla completamente”.
En la homilía pronunciada durante unas ordenaciones en Francia llamó la atención sobre los peligros del mundo moderno:
“En este momento hay referencias morales más comunes. . No sabemos lo que está mal y lo que es correcto […] Esto es serio, esto no debe ser confundido, esto es transformar el estado de error de la vida . […] Si tenemos miedo de proclamar la verdad del Evangelio, si nos avergonzamos de denunciar las graves desviaciones en el campo de la moral, si nosotros nos acomodamos en este mundo de la laxitud moral y el relativismo religioso y ético, si tenemos miedo de denunciar enérgicamente las leyes abominables nueva ética global, el matrimonio, la familia, en todas sus formas, el aborto, las leyes en total oposición a las leyes de la naturaleza y de Dios, y que las Naciones Unidas y culturas occidentales promueven e imponen los medios de comunicación y sus economías, a continuación, las palabras proféticas de Ezequiel caen sobre nosotros como un reproche divino”.
Creado cardenal diácono por Benedicto XVI en el consistorio del 20 de noviembre 2010 bajo el título de San Juan Bosco en la Via Tuscolana. Es miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos. Y de los Consejos Pontificios para los Laicos y de Justicia y Paz. Habla con fluidez el inglés, francés e italiano. En Febrero de 2013, el cardenal Robert Sarah viajó a Jordania para visitar a los refugiados sirios en el país.

(Fuente: Infovaticana)