CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Divorciados: Müller aporta curiosos criterios
22 - 10 - 2013 - VATICANO - Congregación de la FE

El Sínodo convocado por Francisco sobre la familia ya esta puesto a andar y es el Guardián de la Fe quien hace llamativas declaraciones sobre la situación que viven muchos cristianos que creen y quieren que todos los aspectos de su vida sean testimonio de ello.

«Hoy, probablemente, hay más matrimonios más inválidos que en el pasado. Falta el sentido de la doctrina católica». Lo escribió hoy en “L’Osservatore Cattolico” el arzobispo Gerhard Ludwig Müller, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.


En particular, el largo texto del arzobispo Müller reflexiona sobre la guía pastoral para los fieles que se divorciaron y se han vuelto a casar. «Dios –dice el arzobispo– puede dar cercanía y salvación a las personas de diferentes maneras, aunque vivan situaciones contradictorias». Müller, escribió “L’Osservatore Romano” en un tuit, «recuerda el valor antropológico del matrimonio indisoluble: protege, sobre todo, a los hijos que sufren más por una separación».

«El ideal de la fidelidad entre un hombre y una mujer –escribe el Prefecto de la Doctrina de la Fe– no ha perdido nada de su encanto, como indican recientes investigaciones entre jóvenes».

El arzobispo después afrontó el tema de los sacramentos para los divorciados que se han vuelto a casar. «Aunque, debido a la íntima naturaleza de los sacramentos, la admisión de los divorciados que se han vuelto a casar no es posible; a favor de estos fieles debe haber todavía más esfuerzos pastorales, que deben permanecer en absoluta dependencia de las normas que derivan de la Revelación y de la Doctrina de la Iglesia».

«El recorrido indicado por la Iglesia para las personas directamente involucradas no es sencillo, pero todas ellas deben saber y sentir que la Iglesia acompaña su camino como una comunidad de cura y de salvación», explicó Müller. Insistiendo en la doctrina de la Iglesia en relación con los divorciados que se han vuelto a casar, el Prefecto explicó: «Con su empeño para comprender la praxis eclesial», estas parejas se perfilan, a su manera, como «testimonio de la indisolubilidad del matrimonio».


La atención y el cuidado hacia los divorciados que se han vuelto a casar «no debería reducirse a la cuestión de la recepción de la Eucaristía. Se trata de una pastoral global que trata de satisfacer lo más posible las exigencias de las diferentes situaciones. Es importante recordar, a propósito, que además de la comunión sacramental hay otras formas de entrar en comunión con Dios».


«La unión con Dios –explicó el Prefecto alemán– se alcanza cuando nos dirigimos a Él en la fe, en la esperanza y en la caridad, en el arrepentimiento y en la oración. Dios puede dar su cercanía y su salvación a las personas a través de diferentes caminos, aunque vivan en situaciones contradictorias. Como subrayan constantemente los documentos recientes del Magisterio, los pastores y las comunidades cristianas han sido llamados a acoger con apertura y cordialidad a las personas que viven en situaciones irregulares, para estar a su lado con empatía, con ayuda tangible y para hacerles sentir el amor del Buen Pastor».