CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Parolin y el caso del embajador francés
28 - 05 - 2015 - CULTURA - Política

La que pronunció el cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado, fue solo una frase al final del breve encuentro con los periodistas al margen de la conferencia internacional de la Fundación “Centesimus Annus”. Pero se trata de la primera voz oficial vaticana sobre el caso del embajador francés Laurent Stefanini, que París indicó como representante ante la Santa Sede en enero de este año, pero que no obtuvo el beneplácito vaticano.«El diálogo todavía está abierto y esperamos que pueda concluir positivamente»,dijo.

 El “primer ministro” de Papa Francisco dijo que «el diálogo todavía está abierto y esperamos que pueda concluir positivamente». Palabras que dan a entender una posible salida para el plácet.

Como se recordará, el caso del embajador francés ante la Santa Sede tuvo un notable eco mediático, después de que algunos periódicos parisinos hubieran hablado sobre la homosexualidad de Stefanini como el motivo principal de la negativa del Vaticano.

El Consejo de ministros francés había indicado el nombre de Stefanini el pasado 5 de enero, y su nombramiento se hizo de dominio público semanas después. El Vaticano normalmente utiliza, para la concesión del consenso diplomático, reglas férreas y bien consolidadas: el embajador que llega ante la Santa Sede no puede tener situaciones matrimoniales “irregulares” o comportamientos que vayan contra las enseñanzas de la Iglesia. Nada de divorciados que se han vuelto a casar, personas homosexuales que convivan con sus parejas o activistas que luchan por el matrimonio entre personas del mismo sexo. El caso de Stefanini se demostró mucho más complejo frente a otros que en épocas recientes también habían provocado un “no” por parte de la Secretaría de Estado vaticana.

Laurent Stefanini es, efectivamente, un creyente; en su camino de fe estuvo acompañado por el cardenal arzobispo de París André Vingt-Trois, que en cierto sentido lo “recomendó” y fungió como garante en vista de un posible nombramiento en la embajada ante el Vaticano. En marzo de 2005, cuando dejó la sede diplomática ante la Santa Sede, recibió la Orden de San Gregorio de manos de Juan Pablo II. Siembre ha sido célibe, nunca se ha casado (ni por la Iglesia ni por lo civil). Nunca ha negado su orientación sexual, que, explica a los amigos, «me ha impedido formar una familia y tener hijos». Es un católico practicante. El candidato para el puesto de embajador nunca había hecho “outing”, nunca ha sido un activista gay, nunca ha participado en “lobbies” y siempre se ha distinguido por su discreción personal.

Entonces, la falta del plácet vaticano no tiene como origen la tendencia homosexual del candidato francés, sino más bien el hecho de que el presidente François Hollande habría querido “torcerle la mano” a Francisco, dando por descontado el plácet para su candidato. Francisco quiso enviar una señal precisa al respecto, cuando el pasado 17 de abril recibió en audiencia privada en la Casa Santa Marta al mismo Stefanini, que se encontraba en Roma porque lo había llamado la Secretaría de Estado.

Al final de la audiencia, le pidió al Papa que rezaran juntos y Bergoglio aceptó.

Ante la falta del consenso de la Santa Sede, París respondió en diferentes ocasiones que estaba esperando una respuesta y que no había más candidatos disponibles. ¿Cómo interpretar, pues, las palabras pronunciadas por el Secretario de Estado? Sobre todo, la frase sobre la posibilidad de una soluición positiva indicaría una mano tendida hacia el gobierno francés. Hace algunas semanas, el 24 de abril pasado, el mismo cardenal Parolin, en un encuentro con los periodistas en Padua, evitó pronunciarse sobre el caso Stefanini. La esperanza de una posible solución da a entender que las autoridades vaticanas, para cambiar la actitud que han mantenido hasta el momento, estén esperando un paso del gobierno francés. Paso que no ha sido dado todavía. Un periódico franc’es había hablado sobre un encuentro entre el Ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, y Papa Francisco, que se habría llevado a cabo el apsado 17 de mayo, en ocasión de la ceremonia de canonización. En realidad, confirman a Vatican Insider fuentes vaticanas, El pontífice saludó brevemente a Cazeneuve, en la sacristía, y a los demás responsables de las delegaciones antes de la misa.(VATICAN INSIDER)