CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Pastores protestantes cambian púlpito por política
30 - 04 - 2015 - INTERRELIGIOSO - Evngelicos

Aumenta la actividad política de pastores protestantes en Latinoamérica. En Brasil, las iglesias evangélicas tienen más poder político y mediático que nunca. En Honduras, más de 100 pastores evangélicos decidieron abandonar el pulpito y su congregación tentados por el “gusanito” de la política y ahora corren para un cargo de elección popular.

La Iglesia Católica considera que la acción y la presencia política, pertenece a los laicos que, con libertad y debidamente formados, deben decidir sus propias opciones políticas y participar activamente.

Recientemente aleteia informaba del caso de dos sacerdotes católicos suspendidos de sus licencias por intervenir directamente en política.

El Código de Derecho Canónico, en el capítulo referido a las obligaciones y derechos de los clérigos, afirma que “les está prohibido a los clérigos aceptar aquellos cargos públicos que llevan consigo una participación en el ejercicio de la potestad civil” (Canon 285, inciso 3).

Además, afirma que “no han de participar activamente en los partidos políticos ni en la dirección de asociaciones sindicales, a no ser que según el juicio de la autoridad eclesiástica competente, lo exijan la defensa de los derechos de la Iglesia o la promoción del bien común” (Canon 287, inciso 2).

Aunque este activismo político de pastores protestantes, sobre todo evangélicos, es común en todos los países de la región, presentamos el caso de varios países como botón de muestra.

En Brasil, las iglesias evangélicas tienen más poder político y mediático que nunca.

Este año, la Asamblea de Dios, la principal iglesia evangélica pentecostal del país, celebra su centenario, y tiene mucho que festejar. Si bien Brasil sigue siendo el mayor país católico del mundo por número de fieles, los devotos evangélicos crecen cada año; suman ya alrededor de 24 millones, y algunos cálculos estiman que para 2045 serán ya la mitad de la población.

Desde hace unos años, esta influencia se ha trasladado al Congreso de los Diputados. En las elecciones del pasado octubre, los candidatos evangélicos, pertenecientes a una docena de partidos pero agrupados en la llamada bancada evangélica, consiguieron tres senadores y 73 diputados, no muy lejos del Partido de los Trabajadores (PT) de la presidenta Dilma Rousseff y sus aliados del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB). Figuran entre ellos obispos, pastores y devotos encuadrados en diferentes siglas políticas. De ellos, 19 diputados siguen a la Asamblea de Dios.

 El Frente Parlamentario Evangélico consiguió que resultasen elegidos 22 de los 30 pastores y líderes evangélicos que iban en sus listas; una proporción muy superior a la del PT, que consiguió la elección de 88 de sus 334 candidatos.
Los evangelistas se recuperaban así del retroceso en los comicios de 2006, cuando sufrieron el castigo de los electores por su vinculación a escándalos como el famoso mensalã (esquema de compra de votos en el Congreso) o la estafa en la adquisición de coches de ambulancias.

Su prioridad es luchar contra el matrimonio gay y el aborto

El Frente Parlamentario Evangélico deja bien clara que su prioridad es luchar contra "proyectos como la legalización del aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo, el cambio del concepto de familia”

La Iglesia Universal del Reino de Dios es la mejor prueba de ello. Es, junto con la Asamblea de Dios, la iglesia más influyente en las calles y en el Parlamento. Su fundador Edir Macedo cuyo poder radica en el imperio mediático que ha ido construyendo. En 1989 compró la Rede Record, un canal que estaba cerca de la bancarrota. Ahora es la segunda televisión con más audiencia del país con un 16 por ciento de mercado, por detrás de la Rede Globo. Según una investigación de la Folha de Sao Paulo, Macedo tiene además 23 emisoras de televisión, 40 de radio, periódicos y revistas.

Ese enorme poder mediático que ostenta Macedo explica seguramente que este obispo haya sobrevivido a numerosos escándalos y acusaciones en las dos últimas décadas. Desde principios de los años noventa se le investigó y se le llegó a detener por fraude y malversación, pero fue absuelto. A finales de esa misma década llegó la denuncia de que su red de 2.000 templos en todo Brasil había ayudado a lavar dinero del cártel de Cali, uno de los grupos de narcotraficantes más poderosos de Colombia.

En Honduras, más de 100 pastores evangélicos decidieron abandonar el pulpito y su congregación tentados por el “gusanito” de la política y ahora corren para un cargo de elección popular, lo que es cuestionado hasta por sus propios colegas y van en las planillas de movimientos de los partidos Nacional, Liberal y Libertad y Refundación.

Uno de los críticos a que los pastores evangélicos participen en política, es el pastor general de la iglesia Centro Cristiano Internacional (CCI), René Peñalba, quien cuestionó que esos líderes religiosos les pidan el voto a sus congregaciones y mucho peor aprovecharse para financiar sus campañas con dinero de los feligreses.
Peñalba también considera que ningún líder religioso debe sugerirle o pedirle a su congregación por quien debe votar.
En la Iglesia Católica un obispo intentó postularse a la presidencia de Honduras pero no logró el permiso papal. Es el caso del liberal Luis Santos de la región occidental hondureña, conocido como el “obispo rojo” y jubilado de sus funciones eclesiales

En República Dominicana, el pastor Dio Astacio realizó el lanzamiento de su candidatura a diputado por la provincia Santo Domingo Este, con el Partido Quisqueyano Demócrata Cristiano (PQDC).

El pastor Ezequiel Molina Rosario, presidente del ministerio "La Batalla de la Fe" reiteró sus estímulos a los pastores y líderes para empoderar a los cristianos evangélicos a participar activamente en la política.

Molina Rosario también envió y bendijo al pastor Astacio para que ocupe la posición que Dios tenga para él en los comicios de 2016, subrayando que cualquiera que sea la decisión que se tome en dirección a su candidatura, el apoyo del pueblo evangélico será "abundante y contundente".

En México, nuestro vecino país latino del norte, sin embargo, el artículo 130 de la Constitución mexicana establece que los ministros religiosos no pueden asociarse con fines políticos, ni realizar propaganda en favor o en contra de ningún candidato, partido o grupo político.

Asimismo, señala que los dirigentes religiosos no podrán manifestarse en reuniones públicas ni en actos de culto contra las leyes del país o sus instituciones ni agraviar los símbolos nacionales.

El Presidente del Tribunal Constitucional explicó que esta medida es necesaria debido a la influencia reconocida de los ministros de culto religioso como líderes de la iglesia en sectores específicos de la comunidad.

ALETEIA