CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Argentina; el más crítico de Bergoglio, en el “ojo del huracán”
23 - 11 - 2014 - DESAFIOS - Persec.Mediática

El periodista Horacio Verbitsky en aprietos, luego de descubrirse que algunas notas suyas muy críticas sobre el hoy Papa fueron retiradas del archivo digital del diario que originalmente las publicó, el "Pagina/12". Una víctima había retrucado al periodista-sin ser escuchada-,  dijo "yo no sé cuantas personas salvó  Verbisky durante la dictadura, sí sé a cuántas salvó Bergoglio"

Durante años fue el principal detractor mediático de Jorge Mario Bergoglio. Hoy se encuentra en el “ojo del huracán”. Sus libros y artículos consagraron la tesis del “pasado que condenaba” al Papa por su supuesta complicidad con la última dictadura militar en Argentina. Pero los principales activistas por los derechos humanos le han dado la espalda. La desaparición de las notas más críticas sobre el ex arzobispo de Buenos Aires del archivo digital del diario Página/12 abrió un nuevo debate sobre la credibilidad de Jorge Verbitsky.

El descubrimiento partió de internet al inicio de esta semana y captó rápidamente la atención de la prensa. Al menos ocho artículos firmados por él en 2005 y 2010 desaparecieron del sitio web del periódico símbolo de la izquierda argentina. Algunos medios aventuraron hipótesis sobre el episodio y lo llegaron a atribuir, incluso, a la nueva etapa de “reconciliación” entre el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el Papa argentino.

El periodista calificó esa versión como un “disparate malintencionado” (Clarín, 19.11.14) y en un comunicado sostuvo que él mismo pidió bloquear los accesos a los reportajes porque “no quería darle la información premasticada a la nube de periodistas europeos que cayeron sobre Buenos Aires para preparar instant books sobre el personaje”. Afirmó además que sigue investigando el tema y no le gusta regalar su trabajo.

La explicación no precisó si la solicitud de Página/12 al coloso de la informática Google para el bloqueo del acceso a esas informaciones se verificó en las semanas posteriores a la elección de Bergoglio como Papa, o ahora, en los últimos meses. De todas maneras resulta sugestivo que el episodio haya trascendido apenas unos días después que la presidente de las Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, reconoció públicamente haber estado equivocada al juzgar mal el actuar de Francisco en tiempos de la dictadura (1976-1983).

“En la Argentina estamos construyendo la historia, no somos dueños de la verdad, podemos equivocarnos, al juzgar bien o al juzgar mal, porque estamos desentrañando la historia”, dijo durante una rueda de prensa en Roma el 6 de noviembre, un día después de haber sido recibida en el Vaticano junto a su familia y a su nieto recuperado.

En un diálogo privado ella le pidió perdón al Papa por su reacción en marzo de 2013, cuando dijo a la prensa que Bergoglio formaba parte de “la Iglesia que oscureció” al país, sugiriendo su complicidad con el régimen militar. Aclaró que sus opiniones estaban basadas en “versiones malintencionadas” y en “mala información”.

“Eso ya está, es el pasado, ahora estamos acá en este camino”, le respondió Francisco. Pero de Carlotto dobló la apuesta. No sólo reconoció la “verdadera historia” del hoy líder de la catolicidad, quien colaboró para salvar a gente de la dictadura. También advirtió: “Si alguien sigue hablando mal está mintiendo, por eso es humano rectificar si uno está equivocado”.

Aunque en ningún momento pronunció el nombre de Verbitsky, la presidente de las Abuelas de Plaza de Mayo se refería indudablemente a él cuando habló de “versiones malintencionadas”. Un duro revés para el presidente del Centro de Estudios Legales y Sociales, que ya había sido precedido por otros. En su momento el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, defendió con fuerza a Bergoglio. Como también muchos otros luchadores sociales.

Quizás por eso, al hablar con el cronista italiano Nello Scavo, corrigió su postura. “Nunca escribí ni pensé que Bergoglio haya sido voluntariamente cómplice de la dictadura. Creo que su actitud en el caso de los padres Yorio y Jalics los expuso a riesgos altísimos”, afirmó durante una conversación con el escritor, reseñada en su más reciente libro (“I sommersi e i salvati di Bergoglio”, Piemme, 2014).

Pero en su “El Silencio. De Paulo VI a Bergoglio” (Sudamericana, 2006) Verbistky dio amplio espacio a múltiples personas que acusan al Papa no sólo de cercanía con la dictadura. El centro de sus acusaciones es el secuestro de los curas arriba mencionados, que salieron de la Compañía de Jesús cuando el pontífice era superior y estuvieron secuestrados por cinco meses.

“Yorio cree que Bergoglio o alguien muy próximo estaba presente en los interrogatorios. Si Yorio se salvó fue porque intervino el Vaticano. Bergoglio fue un entregador y muchos miembros de la Compañía debieron exiliarse”, puede leerse en la página 61, según el relato de una fuente anónima.

Además de dar crédito a afirmaciones como esta, el periodista incluyó en su escrito otras voces que minimizaron el testimonio calificado de Alicia Oliveira, la juez argentina defensora de presos políticos que recibió un apoyo especial del superior jesuita en 1976 y, antes de morir, demostró que el Papa nunca fue cómplice de los militares.

En su momento ella respondió en duros términos, como atestigua una sus tantas entrevistas (El Tribuno, 23.03.2013): “A mí me parece una infamia lo que dice Verbitsky. Me dolió mucho que se dijera eso. Jorge Bergoglio no es un santo, es una buena persona. Un buen hombre y un hombre de bien que jamás -por sus características personales- puede estar a favor de la dictadura. Yo no sé a cuantas personas salvó Verbitsky durante la dictadura, pero sé a cuántas salvó Bergoglio”. 


miércoles 26 de

febrero de 2020

PEDI ESCULTURA


APOYA ENTRONIZACION

cristohoy.enargentina.com.ar    © 2013