CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
El Papa quiere trámites de nulidad matrimonial gratis
06 - 11 - 2014 - VATICANO - Organismos

«Procedimientos demasiado largos o demasiado pesados para las personas simples». No a la mezcla con los negocios. Contó cuando despidió del tribunal eclesiástico de Buenos Aires a una persona que vendía sentencias. El Santo Padre trasladó sus preocupaciones al Tribunal vaticano que analiza las solicitudes  para que se declare que en tal unión "no hubo nunca  matrimonio".

Nada de «asuntos» y nada de «escándalos públicos» en los procedimientos para la nulidad matrimonial. Es la advertencia del Papa, que recibió esta mañana, antes de la audiencia general en la Plaza San Pedro, a las personas que participaron en un curso promovido por el Tribunal de la Rota romana; evocó, además una anécdota de cuando era arzobispo de Buenos Aires y despidió a una persona que vendía sentencias. Jorge Mario Bergoglio retomó la propuesta que surgió durante el Sínodo extraordinario sobre la familia, que se llevó a cabo en octubre: agilizar los procedimientos y hacer gratuitos los procesos para la nulidad matrimonial, porque algunos «procedimientos son demasiado largos o pesados para las personas simples».


El mismo Papa argentino recordó que había creado una comisión para estudiar cómo simplificar las nulidades matrimoniales, encomendándola al decano de la Rota romana, mons. Pío Vinto Pinto, que participó en la audiencia de hoy.


«No prepará ningún discurso, deseo solo saludarlos», dijo Jorge Mario Bergoglio a los trecientos que participaron en el curso de práctica canónica “super rato”. «En el Sínodo extraordinario se habló sobre los procedimientos, sobre los procesos, y hay una preocupación para agilizar los procedimientos, por un motivo de justicia. Justicia, para que sean justos, y justicia para la gente que espera, como su excelencia monseñor decano acaba de decir. Justicia: cuánta gente espera años para una sentencia. Y por esto ya desde antes del Sínodo creé una comisión para ayudar a preparar posibilidades diferentes en esta línea: una línea de justicia, y también de caridad, porque hay mucha gente que necesita una palabra de la Iglesia sobre la situación matrimonial, por el sí o por el no, pero que sea justa. Algunos procedimientos son tan largos o tan pesados que no favorecen y la gente abandona. Un ejemplo: el Tribunal interdiocesano de Buenos Aires, no recuerdo, pero creo que en primera instancia tiene 15 diócesis, creo que la más alejada está a 240 km… No se puede, es imposible imaginar que las personas simples y comunes vayan al Tribunal: tienen que hacer un viaje, tienen que perder días de trabajo, muchas cosas… Dicen: “Dios me entiende, y sigo adelante así, con este peso en el alma”. Y la madre Iglesia debe hacer justicia y decir: “Sí, es cierto, tu matrimonio es nulo (No, tu matrimonio es válido)”. Pero es justo decirlo. Así, las personas pueden seguir adelante sin esta duda, sin esta oscuridad en el alma».


«Es importante que se hagan estos cursos –prosiguió el Papa– y agradezco mucho a monseñor decano por lo que ha hecho. Y lo agradezco también porque él a menudo preside esta comisión para encontrar sugerencias para agilizar los procedimientos. Siempre adelante. Es la madre Iglesia la que va y busca a sus hijos para hacer justicia. Y hay que estar muy atentos para que los procedimientos no entren en el marco de los negocios: y no hablo de cosas raras. Ha habido muchos escándalos públicos. Yo tuve que despedir del Tribunal a una persona, hace tiempo, que decía: “10.000 dólares y te hago dos procedimientos, el civil y el eclesiástico”. ¡Por favor, nada de esto!».


«En el Sínodo –recordó Bergoglio– algunas propuestas hablaban de gratuidad, hay que ver… Pero cuando están unidose l interés espiritual y el interés económico, ¡esto no es Dios! La madre Iglesia tiene mucha generosidad para poder hacer justicia gratuitamente, con gratuidad hemos sido justificados por Jesucristo. Este punto es importante: separen las dos cosas. Y gracias por haber venido a este curso: se debe estudiar y se debe seguir adelante para buscar siempre la “salus animarum”, que –dijo el Papa jesuita concluyendo el discurso– no necesariamente se debe encontrar fuera de la justicia, sino, por el contrario, con justicia».