CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Sínodo:Ni "Kasper" ni "Muller" son la solución.
13 - 10 - 2014 - VATICANO - Sinodos

Tras la primera semana del Sínodo de las Familias, muchas personas siguen haciendo campaña de supuestas primaveras, “espíritus” y sesgos diversos. Se presenta a la Iglesia como un espacio de lucha entre partidarios de la justicia o de la misericordia, como si justicia y misericordia fuesen antagónicas. 

Partidarios de una Iglesia aduana o partidarios de la Iglesia hospital de campaña. Partidarios de la teología doctrinaria a la teología de rodillas. La aparente lucha se suele reducir a la contraposición de los cardenales Kasper y Muller. Créanme que esta dicotomía resulta tan cansina como desenfocada.

 

 


Hace unas semanas publique una reflexión sobre este tipo de dicotomías y sus peligros: “Antes que pelear o tolerar, hay que dialogar”. Es curioso que muchas personas “compran” la victoria de cualquiera de estos dos modelos, como una panacea ideal, sin darse cuenta de que les están engañando. La solución nunca está en un extremo u otro. La solución nunca está en escoger entre uno de los dos precipicios que delimitan el camino del cristiano.

La Iglesia conviven, al mismo tiempo, cualquier parece de extremos, entre muchas otras aparentes contradicciones. Una Iglesia que perdona sin discernir no es mejor que una Iglesia que discierne sin perdonar. Una Iglesia que sólo disciplina no es mejor que una Iglesia que sólo cura. Sólo si la Iglesia perdona y discierne, cura y señala una disciplina clara, puede ser un brújula para una sociedad que ha perdido la dirección del sentido de sí misma y de cada uno de nosotros.

La solución no está en el Cardenal Kasper ni en el Cardenal Muller. La solución es Cristo y tenemos que despertarle para que pare la tempestad (Mt 8, 24-27). ¿Ejemplos?

Cristo es capaz de mostrar misericordia a la Samaritana en el pozo de Jacob “Jesús respondió, y le dijo: "Todo aquél que bebe de esta agua volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, nunca jamás tendrá sed; pero el agua que yo le daré se hará en él una fuente de agua que saltará hasta la vida eterna". La mujer le dijo: "Señor, dame esa agua, para que no tenga sed ni venga aquí a sacarla"” (Juan 4,13-15), sin dejar señalar la causa de sus sufrimientos. “Jesús le dijo: Ve, llama a tu marido y ven Acá. Respondió la mujer y le dijo: No tengo marido. Le dijo Jesús: Bien has dicho: "No tengo marido"; porque cinco maridos has tenido, y el que tienes ahora no es tu marido. Esto has dicho con verdad.”(Juan 4,16-18).

¿Quieres el Agua Viva? Cristo se la ofrece, pero ¿Dónde está su marido? ¿Dónde está la causa de su necesidad, de su sufrimiento? El Agua Viva sólo penetra en nosotros si aceptamos la Verdad, que es Cristo, y dejamos a un lado nuestras cómodas realidades sociales.

Viendo Jesús que aquella mujer no le entendía, y deseando que le entendiese, le dice: "Llama a tu marido", esto es: presenta tu inteligencia. Porque cuando la vida está ordenada, el entendimiento dirige al alma, perteneciendo al alma misma; el entendimiento no es cosa distinta del alma, sino algo de ella. Esto mismo que se llama entendimiento e inteligencia del alma, es alumbrado por una luz superior. Y esta luz era la que hablaba cuando hablaba con aquella mujer; pero faltaba el entendimiento en ella[…] Más cuando el alma es capaz de sentir, o es dirigida por la sabia razón o por el error. Pero el error no rige, sino que pervierte. Después de aquellos cinco sentidos, aquella mujer aún erraba; mas aquel error no era su legítimo marido, sino un adúltero. Por lo tanto, le dice Jesús: "Quita este adúltero que te corrompe, y llama a tu marido para que me entiendas". (San Agustín, Tratado sobre el Evangelio de San Juan, 15)

No nos puede dar igual aceptar un extremo u otro ya que “El error no rige, sino que pervierte”. El entendimiento no es algo secundario o despreciable, “el entendimiento no es cosa distinta del alma, sino algo de ella”. Si hemos de dirigir nuestra vida, es necesario entender a través de sabias razones.

No deberíamos escoger entre dos soluciones antagónicas, pero tampoco podemos forzarlas a convivir haciendo un ejercicio de deshonesto equilibrismo intelectual, emotivo y práctico. Sólo podemos humildemente pedir al Señor que sea Él quien nos guíe. Ante dos falsas y aparentes soluciones, es necesario desechar ambas para encontrar una que las supere y las reúna. Una solución de desborde las limitaciones de los sesgos ideológicos. Nadie desea rebajar el significado de los Sacramentos. Nadie desea dejar a las personas sufrientes sin un camino hacia del Señor.

La samaritana quería el Agua que Jesús le ofrecía, ya que pensaba era un agua material. ¿De dónde parten nuestros sufrimientos? El agua era solución a un síntoma: el cansancio y el tedio de venir, día tras día, a buscar agua, desde su casa. Pero la solución no está en ocultar los síntomas, sino en abordar las causas. ¿Causas?

Humildemente puedo señalar que el pecado es la causa de los sufrimientos que padecemos y la santidad es la solución a estos sufrimientos. Ahora, ¿Cómo señalar un camino de santidad para que las posturas sesgadas queden rebasadas? Aquí me quedo, no puedo ir más allá.

Ojala pudiera señalar la solución, pero creo que no me corresponde ni debo intentar hacerlo. Sólo se me ocurre que busquemos a través de Cristo, Camino, Verdad y Vida.(Nestor  Mora Nuñez-RELIGION EN LIBERTAD) 


martes 15 de

octubre de 2019

PEDI ESCULTURA


APOYA ENTRONIZACION

cristohoy.enargentina.com.ar    © 2013