CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
El diálogo con los ortodoxos en riesgo de fracasar
27 - 02 - 2014 - INTERRELIGIOSO - Ortodoxos

El Metropolita de Pérgamo, Ioannis Zizioulas, lanza la alarma: pesan las divisiones entre ortodoxos. Las maniobras de los que reducen la identidad de los cristianos a una alianza entre aparatos para «hacer un frente común» en cuestiones de ética sexual.

El diálogo teológico entre católicos y ortodoxos que comenzó para caminar hacia la plena comunión sacramental está en riesgo de empantanarse para siempre. Y la responsabilidad de un naufragio semejante se debería, en gran parte, a las divisiones entre ortodoxos y a los sectores influyentes de la Ortodoxia (en primer lugar el Patriarcado de Moscú) que no quieren reconocer de ninguna forma la realidad de un primado universal en la Iglesia, fundado en una tradición canónica y eclesial compartida. Quien indicó la situación alarmante fue nada menos que el Metropolitano de Pérgamo, Ioannis Zizioulas, que fue miembro del Sínodo del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla, co-presidente de la Comisión internacional del diálogo teológico entre la Iglesia católica y la ortodoxa.


Zizioulas, considerado por muchos el mayor teólogo cristiano con vida (su “eclesiología eucarística” es apreciada tanto por Papa Francisco como por su predecesor Benedicto XVI), confía en el inminente encuentro entre el actual Obispo de Roma y el Patriarca ecuménico Bartolomeo en Jerusalén, que se llevará a cabo en mayo. Según su opinión, la unidad entre los cristianos es mucho más que una alianza entre aparatos eclesiales para hacer un frente común sobre cuestiones éticas y sexuales.


Mientras tanto, en la Europa oriental, la dirección que ha tomado la crisis ucraniana pone nuevamente en discusión el control ejercido por el Patriarcado de Moscú en gran parte de las parroquias ortodoxas del país.


La cita en Jerusalén entre el Papa y el Patriarca ecuménico se acerca. ¿Qué hay que esperar de este encuentro?

Será un hecho muy importante. Se pretende conmemorar el encuentro de hace cincuenta años ente Pablo VI y Atenágoras, el primer encuentro entre un Papa y un Patriarca desde los tiempos de la división. El abrazo entre ellos encendió la esperanza de llegar a la unidad entre católicos y ortodoxos. Esto todavía no se ha verificado. Pero es importante demostrar al mundo que siguen caminando con paciencia y tenacidad hacia la unidad. Estamos en camino. No nos hemos detenido. Por ello, el próximo encuentro entre Francisco y Bartolomeo en Jerusalén no será solo un acto conmemorativo, que dirige la mirada hacia el pasado. Representa también una puerta abierta hacia el futuro.


¿A un año de su elección, que impresión tienen los fieles ortodoxos y los líderes de las Iglesias de Oriente sobre Papa Francisco?

Papa Franciso nos sorprendió a todos de forma positiva. Por su estilo, por su temperamento, su humildad y también porque ejerce su actividad papal con un perfil que puede favorecer el acercamiento con las Iglesias ortodoxas. Los ortodoxos siempre han considerado al Papa esencialmente como obispo de Roma. Y Papa Francisco alude a menudo a este título suyo como aquello que le permite ejercer su ministerio. En el pasado, el Papa era considerado por los ortodoxos como una figura que se subía a un pedestal, y el Papado era percibido por ellos como un imperialismo eclesiástico. Pensaban que el Papa quería someterlos y ejercer la jurisdicción sobre ellos. Ahora hay muchos signos que indican una dirección diferente. Por ejemplo, el Papa ha insistido en varias ocasiones en que, con respecto a la sinodalidad y a la naturaleza de la Iglesia, es necesario aprender de los ortodoxos.


¿Están relacionados con este aspecto la creación del consejo de los 8 cardenales y el nuevo dinamismo que se ha dado al Sínodo de los obispos católicos?

Sí, son decisiones importantes. Hay algunos que malinterpretan la sinodalidad y la presentan como una aplicación de métodos políticos mundanos a la vida de la Iglesia. Pero la forma correcta de concebir la sinodalidad se ha aclarado justamente gracias al diálogo teológico entre la Iglesia católica y la ortodoxa. En el documento de Ravenna de 2007 reconocimos que el primado es necesario y que está firmemente fundado en la tradición canónica de la iglesia. No es solo un elemento “organizativo” humano. Pero siempre debe ser comprendido y ejercido en el contexto de la sinodalidad. Allí también suscribimos que en la Iglesia siempre hay un Sínodo, y que en el Sínodo siempre hay un “protos”, o un primer o primado. Todo esto no representa una penetración en la Iglesia del pensamiento secular sobre la democracia o sobre la monarquía. Se trta solo de teología. Deriva de nuestra fe en la Santa Trinidad. En la Tradición de la Iglesia, desde el inicio, hay cánones que dicen esto: que en la Iglesia nunca hay un Primus sin el Sínodo, y nunca hay un Sínodo sin el Primus. La armonía entre el Primus y el Sínodo es un don del Espíritu Santo. Esta es nuestra eclesiología, desde el inicio.

Recientemente, el Patriarcado de Moscú se negó a reconocer las conclusiones del documento de Ravenna, que usted acaba de citar. ¿Leyó el pronunciamiento de la Iglesia rusa?

Sí, lo leí. En lo personal, y en nombre del Patriarcado ecuménico, puedo decir que no estamos de acuerdo con ese documento. En él se sostiene que el primado existe y que tiene una razón teológica confiable a nivel de la Iglesia local y a nivel de la Iglesia regional, pero no a nivel universal. Y no se explica el por qué de esta exclusión del nivel universal. Nosotros sabemos cuál es la verdadera razón: quieren negar que también en la Iglesia ortodoxa, después del cisma, hubo un primado ejercido a nivel universal del Patriarcado ecuménico. Y, para alcanzar este objetivo, niegan la posibilidad de reconocer el papel del primado del Papa a nivel universal, de una forma que sea aceptable incluso para los ortodoxos. En el documento de Ravenna habíamos llegado al consenso justamente en este aspecto; habíamos reconocido que en la Iglesia siempre existe el ejercicio del primado en los tres niveles: local, regional y universal.


¿Las divisiones internas entre los ortodoxos están poniendo en riesgo el diálogo ecuménico?

Temo que habrá problemas. Sobre todo porque la postura que ha expresado el Patriarcado de Moscú tiene la autoridad de un pronunciamiento del Sínodo. No son posturas expresadas por individuos, por el Metropolitano Hilarion o por el mismo Patriarca Kirill. Con un pronunciamiento semejante se hace muy difícil la confrontación, y el diálogo es, justamente, confrontación, discusión. Imagínense si cada Iglesia ortodoxa viniera a dialogar con la Iglesia católica habiendo expresado pronunciamientos sinodales propios sobre la cuestión del primado, que representa justamente el tema principal de la confrontación: querría decir que no habría ningún espacio posible para la discusión, y que el diálogo quedaría cancelado. El paso que dio el Patriarcado de Moscú puede tener consecuencias muy negativas. Podría, en efecto, llevar al fin del diálogo teológico entre los católicos y ortodoxos, que comenzó para superar los obstáculos que impiden la plena comunión. Espero que no suceda.


Mientras tanto, ha sido convocada para marzo la sinaxis de todos los Primados de las Iglesias ortodoxas. ¿Será una ocasión para aclarar las cosas?

Debemos discutir sobre cuestiones intra-ortodoxas incluso en relación con el gran Sínodo ortodoxo, cuya preparación comenzó hace muchos años, y al cual se podría para el año próximo. Espero que se llegue a discutir también sobre el diálogo ecuménico, si no oficialmente, por lo menos en privado. Yo quiero preguntar al Patriarca de Moscú si está consciente de las consecuencias del paso que dio. Tal vez no se dio cuenta de que puede ser una catástrofe para el diálogo.


Papa Bergoglio dice que el mayor peligro de la Iglesia es la auto-referencialidad. Hace mucho tiempo usted había descrito la «autocomplacencia narcisitta» que contagia a muchos ambientes eclesiales. ¿Por qué es tan insidiosa la introversión eclesial?

Si la Iglesia se centra en sí misma y se repliega hacia sí, muere. Porque la Iglesia existe para el mundo, no para ella misma. La Iglesia toma su luz de Cristo, como la luna toma su luz del sol. Pero la luz reflejada por la Iglesia no es para sí misma: es para el mundo, para la vida del mundo. En cambio, ahora veo florecer en muchos ambientes eclesiales la tentación de querer poner a la Iglesia en contra del mundo, lleno de pecado, y en contra de los hombres pecadores. Pero Jesús comió con los pecadores, los abrazó. La Iglesia debe ofrecer al mundo el mismo testimonio de amor y de perdón, y no una ideología compuesta con palabras cristianas.(Vatican Insider)