CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Benedicto XVI y el cardenal Sarah salen en defensa del celibato
13 - 01 - 2020 - PAPADOS - Benedicto XVI

«Desde lo más profundo de nuestros corazones» (Fayard), es libro elaborado mano a mano entre el cardenal Robert Sarah y el Papa emértido, Benedicto VI, en el que reivindican el celibato sacerdotal como respuesta a la resolución aprobada por el reciente Sínodo para la Amazonía. (Fuente: Infocatolica)

Le Figaro ha publicado en su edición dominical diversos extractos del nuevo libro que será publicado el 15 de enero. La revista Vida Nueva ha traducido algunos párrafos.

«El libro es un alegato muy estructurado en justificación del celibato sacerdotal, pero también un poderoso mensaje de apoyo a los sacerdotese, a los que ambos autores ven ‘desorientados por los constantes cuestionamientos a su celibato consagrado’», escribe Jean-Marie Guénois, vaticanista de Le Figaro, que ha tenido la primicia mundial del libro.

Tanto el cardenal como el papa emérito muestra su preocupación y rechazo a lo ocurrido en el Sínodo para la Amazonia celebrado el pasado mes de octubre:

«En los últimos meses, a medida que el mundo ha estado resonando el alboroto creado por un extraño sínodo mediático que ha prevalecido sobre el sínodo real, nos hemos visto, nos hemos encontrado. Intercambiamos ideas y preocupaciones. Oramos y meditamos en silencio. Cada una de nuestras reuniones nos consoló y nos tranquilizó mutuamente. Nuestras reflexiones llevadas a cabo de diferentes maneras nos llevaron a intercambiar cartas. La similitud de nuestras preocupaciones y la convergencia de nuestras conclusiones nos decidieron a poner el fruto de nuestro trabajo y nuestra amistad espiritual a disposición de todos los fieles como San Agustín. De hecho, como él podemos decir: ‘Silere non possum! ¡No puedo callar! De hecho, sé cuán pernicioso sería el silencio para mí. Porque no quiero disfrutar de los honores eclesiásticos, pero creo que es a Cristo, el primero de los pastores, a quien tendré que dar cuenta de las ovejas confiadas a mi cuidado. No puedo callar ni fingir que soy ignorante ‘(…). Hacemos esto en un espíritu de amor por la unidad de la Iglesia. Si la ideología divide, la verdad une los corazones. Examinar la doctrina de la salvación solo puede unir a la Iglesia en torno a su Divino Maestro. Lo hacemos con un espíritu de caridad».

Sarah y Benedicto XVI no solo explican la naturaleza del celibato y cómo se vivió en los primeros siglos de la Iglesia...:

«De la celebración diaria de la Eucaristía, que implica un estado permanente de servicio a Dios, surgió espontáneamente la imposibilidad de un vínculo matrimonial. Se puede decir que la abstinencia sexual funcional se ha transformado en abstinencia ontológica. (…) Hoy en día, se afirma con demasiada facilidad que todo esto sería solo la consecuencia de un desprecio por la corporalidad y la sexualidad. (…) Tal juicio es incorrecto. Para demostrar esto, es suficiente recordar que la Iglesia siempre ha considerado el matrimonio como un regalo otorgado por Dios desde el paraíso terrenal. Sin embargo, el estado civil concierne al hombre como un todo, y dado que el servicio del Señor también requiere el don total del hombre, no parece posible lograr ambas vocaciones simultáneamente. Por lo tanto, la capacidad de renunciar al matrimonio para estar completamente disponible para el Señor se ha convertido en un criterio para el ministerio sacerdotal. En cuanto a la forma concreta de celibato en la Iglesia antigua, también debe enfatizarse que los hombres casados ​​solo podrían recibir el sacramento de la Orden si se hubieran comprometido a respetar la abstinencia sexual y, por lo tanto, a vivir un vida de matrimonio conocido como ‘de San José’. Tal situación parece haber sido completamente normal durante los primeros siglos».

... sino que explican en qué consiste verdaderamente el sacerdocio ordenado:

«¿Qué significa ser sacerdote de Jesucristo? (…) La esencia del ministerio sacerdotal se define ante todo al pararse delante del Señor, velar por Él, estar allí para Él. (…) Esto significa para nosotros que debemos estar ante el Señor presente, es decir, indica que la Eucaristía es el centro de la vida sacerdotal. (…) El sacerdote debe ser alguien que mire. Debe estar alerta a los poderes amenazantes del mal. Debe mantener al mundo despierto para Dios. Debe ser alguien que se mantenga erguido: frente al flujo del tiempo. Justo en la verdad. Justo en el compromiso al servicio del bien. Estar delante del Señor siempre debe significar cuidar a los hombres con el Señor que, a su vez, nos cuida a todos con el Padre. Y eso debe significar hacerse cargo de Cristo, su Palabra, su verdad, su amor. El sacerdote debe ser recto, valiente e incluso estar dispuesto a sufrir ultrajes por el Señor. (…) El sacerdote debe ser una persona llena de rectitud, vigilante, que se mantenga erguido. Luego está la necesidad de servir. (…) Si la liturgia es un deber central del sacerdote, también significa que la oración debe ser una realidad prioritaria que debe aprenderse siempre de nuevo y siempre más profundamente en la escuela de Cristo y de los santos de todos los tiempos».


jueves 27 de

febrero de 2020

PEDI ESCULTURA


APOYA ENTRONIZACION

cristohoy.enargentina.com.ar    © 2013