CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Abusos: La ONU reprueba las actuaciones de la Iglesia
06 - 02 - 2014 - VATICANO - Organismos

La Comisión de Derechos de la Infancia de las Naciones Unidas dice que la Iglesia católica todavía no ha adoptado medidas para prevenir los abusos. La Santa Sede hace observaciones de parcialidad e intromisión al documento que "parece preparado de antemano" y  que propone acciones ya ejecutadas . Pide a la Iglesia abrazar la ideología de género.

La Comisión de Derechos de la Infancia de la Onu reconoce los pasos que la Iglesia ha dado durante los últimos años en el combate a la pederastia, pero los considera insuficientes. En un infomrme apenas publicado en Ginebra, se recomienda que sean destituidos «inmediatamente» todos los sacerdotes y religiosos reconocidos culpables o que estén bajo sospecha de haber abusado de menores. Y pide además que estos sean denunciados a las autoridades civiles para que sean castigados.

 

 

El ente de las Naciones Unidas que se ocupa de los derechos de la infancia afirma que la Santa Sede debería entregar los expedientes de sus archivos relacionados con los abusos sexuales en contra de menores, para que los culpables «y cuantos hayan encubierto sus crímenes» puedan ser juzgados. «La Comisión está profundamente preocupada por el hecho de que la Santa Sede no haya reconocido el alcance de los crímenes cometidos –se lee en el documento–, que no haya adoptado las medidas necesarias para ocuparse de los casos de abusos sexuales de menores y proteger a los niños, y que haya adoptado políticas y prácticas que llevaron al perdurar de los abusos y a la impunidad de los culpables».

 

 

En el informe apenas publicado se pide que la comisión creada en diciembre por Papa Francisco «para la protección de los niños» siga luchando en contra del fenómeno e investigue sobre todos los casos de abuso y «sobre la conducta de la jerarquía católica al afrontarlos». En el informe se lee que «debido a un código de silencio impuesto a todos los miembros del clero, so pena de excomunión, casos de abusos sexuales contra menores fueron raramente denunciados a las autoridades judiciales en los países en los que se verificaron los delitos». Y se critica, además, que muchos de los responsables de los abusos hayan sido trasladados de parroquia en parroquia, con la intención «de cubrir» los abusos cometidos.

 

 

El pasado 16 de enero, el nuncio apostólico Silvano Tomasi presentó el informe de la Santa Sede al comité de las Naciones Unidas de Ginebra sobre la aplicación de la Convención para los derechos de los niños. En esa ocasión aseguró que la Iglesia católica pretende convertirse en un modelo en la lucha en contra de la pederastia.

 

 

El Vaticano suscribió la convención en 1990 y en 2001 firmó otros dos «protocolos opcionales». A fines de noviembre de 2013, como establece el procedimiento, la Santa Sede también había enviado a Ginebra una respuesta por escrito a las preguntas de la Onu, indicando que los obispos y superiores religiosos no son representantes ni delegados del Papa, con lo cual las preguntas sobre casos particulares de abusos que se han verificado en instituciones católicas en el mundo no eran pertinentes con respecto a la firma de la Convención por parte de la Santa Sede.

 

 

Durante esa audición, Tomasi recordó los instrumentos aprobados durante los últimos años por el Vaticano, tanto a nivel interno como internacional, para contrarrestar el fenómeno de los abusos. En particular, en 2010, Benedicto XVI agilizó aún más los procedimientos, por lo que se llegó a una cuasi «legislación de emergencia» que permite reducir directamente al estado laico a los sacerdotes que sean evidentes culpables. Además, el Papa Ratzinger hizo muchas cosas para cambiar la mentalidad interna en le Iglesia, dando el ejemplo en primera persona para enseñar cómo hay que ocuparse de las víctimas, principalmente. El nuevo Papa ha demostrado querer seguir por este camino. En realidad muchos de los puntos criticados en el informe de la ONU están relacionados con conductas que pertenecen al pasado.

 

 

En el informe se pide que la Iglesia modifique su enseñanza en materia de aborto, anticoncepción e identidad de género. El Vaticano reaccionó diplomáticamente: «Según los procedimientos particulares previstos para las Partes de la Convención –indica la nota de la Sala de prensa–, la Santa Sede toma acto de las Observaciones Conclusivas sobre los Informes propios, que serán sometidas a detallados estudios y exámenes con pleno respeto de la Convención en los diferentes ámbitos presentados por el Comité según el derecho y la praxis internacional así como teniendo en cuenta el debate público interactivo con el Comité que tuvo lugar el pasado 16 de enero de 2014».

 

 

«La Santa Sede, lamenta, sin embargo, ver en algunos puntos de las Observaciones Conclusivas un intento de interferir en la enseñanza de la Iglesia Católica sobre la dignidad de la persona humana y en el ejercicio de la libertad religiosa», añade el texto, aludiendo directamente a temas como la homosexualidad, el aborto, la anticoncepción y otros.

 

 

«La Santa Sede –concluye la nota– reitera su compromiso en la defensa y la protección de los derechos de los niños, en línea con los principios promovidos por la Convención sobre los Derechos de los Niños y según los valores morales y religiosos que ofrece la doctrina católica».(Vatican Insider)