CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
El vaticano y el acuerdo con China
13 - 01 - 2019 - IGLESIA - Asia

Los partidarios dicen que el acuerdo está uniendo a la Iglesia dividida del país, pero ¿cuánto terreno ha cedido el Vaticano?. (Fuente: Infocatolica)

Poco antes de Navidad, el Vaticano envió una delegación a China para discutir el controvertido acuerdo presentado en septiembre. La redacción del pacto sigue siendo un secreto guardado, pero se cree que le otorga al gobierno oficialmente ateo y autoritario chino el derecho a nombrar obispos católicos. Se dice que el papa tiene poder de veto.

Cuando se anunció el «acuerdo provisional», el Vaticano rehabilitó a ocho obispos respaldados por el gobierno que anteriormente fueron excomulgados o considerados ilegítimos. Desde entonces, la Santa Sede ha pedido a dos obispos «clandestinos», que se negaron a comprometerse con el régimen comunista, a que se aparten para que dos obispos recientemente reconciliados puedan hacerse cargo de sus diócesis.

En octubre, el gobierno chino envió a dos obispos para asistir al sínodo juvenil en Roma. Mientras tanto, irónicamente, los funcionarios han prohibido a los jóvenes chinos asistir a las iglesias. Uno de los dos delegados, el obispo Joseph Guo de Chengde, se desempeñó durante tres mandatos en el Congreso Nacional Popular, el «parlamento» de Pekín, aunque los clérigos tienen prohibido ocupar cargos públicos en virtud del derecho canónico. Guo fue automáticamente excomulgado cuando fue ordenado obispo en 2010, pero estuvo entre los ocho prelados reconocidos en septiembre.

El acuerdo entre el Vaticano y China es, como era de esperar, profundamente impopular dentro de la Iglesia católica en general. Según la revista América, incluso fuentes de la Santa Sede han admitido que «no es un buen acuerdo».

Pero el acuerdo tiene sus partidarios, especialmente entre los jesuitas, una orden conocida por tomar riesgos para promover la fe en el Lejano Oriente. Argumentan que el Vaticano no tiene más remedio que involucrarse en un régimen que, según admiten libremente, se encuentra entre los peores violadores de los derechos humanos en el mundo. La alternativa, dicen, es abandonar a los aproximadamente 10 millones de católicos de China por completo a los caprichos del gobierno. Ellos creen que el acuerdo le da a la Santa Sede cierta influencia sobre un estado por lo demás irresponsable.

También pueden apuntar a Vietnam, donde la Santa Sede llegó a un acuerdo similar hace una década. A fines del mes pasado, el país oficialmente comunista habría aceptado permitir que el Vaticano designara un nuncio residente en Hanoi. Este sería un paso importante hacia el establecimiento de relaciones diplomáticas plenas entre los dos estados. Así que la política de compromiso, el «modelo de Vietnam», posiblemente está dando frutos.

Pero los críticos del acuerdo con China argumentan que Vietnam no ofrece una analogía precisa. Allí, la Santa Sede propone tres nombres para cada vacante episcopal y Hanoi selecciona uno. Así que el Vaticano tiene más control sobre los nombramientos de lo que parece tener en China.

Los opositores al acuerdo con China prefieren basar sus argumentos en hechos en lugar de analogías. Nina Shea, directora del Centro para la Libertad Religiosa en el Instituto Hudson, ofreció un reciente ejemplo en el Registro Nacional Católico, ella escribió:

«En octubre, en Hubei, el Departamento de Trabajo del Frente Unido del Partido Comunista Chino y la Asociación Patriótica convocaron una sesión para ╠Ćreeducar a los sacerdotes╦Ł. Del 3 al 12 de octubre, las autoridades derribaron las cruces de [varias iglesias católicas en las provincias de Henan y Zhejiang]. El 25 de octubre, las autoridades terminaron de demoler dos santuarios católicos populares, Nuestra Señora de los Siete Dolores en Shanxi y Nuestra Señora de la Montaña en Guizhou.»

Los partidarios del acuerdo reconocerían algunos o todos estos hechos. Pero argumentarían que no deberían verse de forma aislada y que es importante ver el panorama general: que la Santa Sede está uniendo a las comunidades católicas subterráneas y oficiales anteriormente divididas. La nueva Iglesia unificada será, según ellos, más fuerte y mejor equipada para sobrevivir bajo una tiranía atea de alta tecnología.

Pero es razonable temer que el Vaticano se haya pintado en un rincón. El año pasado, en China, los creyentes, incluidos los musulmanes uigures en la región occidental de Xinjiang, sufrieron la peor persecución desde la Revolución Cultural. La Santa Sede no pudo levantar su voz públicamente contra esto porque estaba discutiendo las minucias de los nombramientos episcopales con los funcionarios chinos. Pero seguramente la voz moral del Vaticano no puede permanecer apagada indefinidamente.


domingo 18 de

agosto de 2019

PEDI ESCULTURA


APOYA ENTRONIZACION

cristohoy.enargentina.com.ar    © 2013