CRISTO HOY
CRISTO HOY

   Sitios Recomendados
        El Vaticano
        Aica
        Rome Reports
        Noticias Vaticanas
  
Los científicos y el fenómeno transgénero
08 - 01 - 2019 - EMERGENCIA ANTROPOLOGICA - Otros

“El fenómeno de las identidades transgénero es un misterio que hasta ahora no tiene una explicación científica. ¿Pero la necesita? Una explicación es una espada de doble filo y algunos observadores dicen que no. (Fuente: Forumlibertas)

Sin una explicación, existe el peligro de que la medicina vuelva a describirla como una forma de enfermedad mental. Pero con una, existe el peligro aún mayor de que intenten “arreglarlo”, lo que podría llevar a abusos contra los derechos humanos, sostienen.

Así que, al menos por el momento, los apologistas transgénero están deambulando por terrenos poco sólidos.

El periodista transgénero Alex Barasch, que escribe para publicaciones como el Washington Post, Variety y Slate, sostuvo a principios de 2018 que buscar explicaciones científicas para las identidades de los transgéneros podría hacer más daño que bien. “La desafortunada realidad es que el esencialismo biológico no siempre ayuda a la causa“, escribió. (“El esencialismo biológico” significa lo que los periodistas normalmente describen como “los hechos”).

(…)Sin embargo, los científicos son insaciables en su búsqueda de causas. Una causa política sin una causa científica podría desinflarse. Así que, a partir de la biología, algunos científicos transgénero están intentando llegar más lejos.

El International Journal of Sexual Health, por ejemplo, presenta un artículo que propone que una causa podría ser la reencarnación. Sí, reencarnación. Este es un tema que aparece en cómics de manga y blogs bastante raros, pero ahora es parte del creciente cuerpo de evidencia que respalda la ciencia trans.

En “Novedades de género en la infancia y memorias de vidas pasadas de los niños”, cuatro científicos de la Facultad de medicina de la Universidad de Virginia examinan datos que sugieren que las niñas que actúan como niños y niñas que actúan como niñas están recordando una vida pasada como un sexo diferente. “Además de la genética y las influencias ambientales, las vidas anteriores pueden ser un tercer factor que influye en el desarrollo de la personalidad“, reflexionan los autores. “Nuestro estudio demuestra que entre los niños que describen recuerdos de una vida pasada, existe una asociación fuerte entre la no conformidad de género y los recuerdos de una vida como miembro de un sexo diferente“.

Se podría pensar que invocar la reencarnación es absurdamente no científico. Sin embargo, esto es ciencia transgénero, por lo que se aplican diferentes estándares de prueba. Además, el International Journal of Sexual Health es una revista acreditada y ¿quién es usted para preguntar si la “prueba” es una necesidad para avanzar en la causa de la ciencia transgénero? Como dice Alex Barasch, “debes comenzar por creer en las personas trans cuando hablan sobre quiénes son“, incluso sobre sus vidas pasadas como una princesa egipcia o un berserker vikingo.

Un signo aún más preocupante de que la ciencia puede estar tirando la toalla es la posición sobre los problemas de las personas transgénero expuesta por la revista de ciencia líder en el mundo, Nature.

En octubre de 2018 se filtró una nota del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) de estados unidos al New York Times con un borrador de definición de género basado en la genética y los genitales. Esto crearía un marco legal “sobre una base biológica clara, basada en la ciencia, objetivo y administrable” para las normas y regulaciones gubernamentales específicas acerca del sexo.

En un editorial, “La propuesta de los Estados Unidos para definir el género no tiene fundamento en la ciencia“, Nature explotó con furia. Argumentó que la propuesta “es una idea terrible que debería ser eliminada. No tiene fundamento en la ciencia y desharía décadas de progreso en la comprensión del sexo, una clasificación basada en las características corporales internas y externas, y el género, una construcción social relacionada con las diferencias biológicas, pero también arraigada en la cultura, las normas sociales y el comportamiento individual“.

Curiosamente, casi al mismo tiempo, The Economist publicó una revisión escéptica de la controversia sobre de las personas transgénero. Su preocupación era principalmente que la ideología de género pondría en riesgo a las mujeres y los niños. Es demasiado pronto para cambiar la legislación incorporando una nueva comprensión de las cuestiones científicas, argumentaba. “La noción de que el género y el sexo biológico están completamente separados es nueva y no se comprende bien“.

Entonces, ¿podría ser demasiado categórica la contundente afirmación de Nature de que asignar el sexo en base a la genética y los genitales “no tiene fundamento en la ciencia“? Quizás lo que realmente significa es que la Administración Trump está ignorando un “consenso de expertos” que considera el sexo como algo muy complicado y el género como un espectro.

La idea de que un consenso de expertos constituye una verdad científica es un legado familiar de la guerra contra el cambio climático. Sin embargo, como muchos observadores han señalado, si el consenso fuera el criterio último, la Iglesia tenía razón y Galileo estaba equivocado. La ciencia funciona a través de la observación, la medición, los experimentos y la replicación. En el caso de las cuestiones transgénero, hay, hasta ahora, muy poco de todo esto.

En última instancia, podemos asumir que las preocupaciones de los apologistas transgénero son admirables: proteger la dignidad de las personas transgénero y no binarias. Nature describe los planes del HHS como “lo último en una serie de propuestas que hacen un mal uso e ignoran la ciencia y dañan a los grupos marginados como parte de una búsqueda para obtener réditos políticos baratos“.

Pero ¿qué tipo de ciencia? ¿Una ciencia basada en el “consenso de expertos” más que en la aplicación laboriosa del método científico? ¿Una ciencia basada en la reencarnación? Quizás, dada la escasez de hechos biológicos y la urgencia política de justificar la ideología transgénero, no es de extrañar que algunos científicos recurran a un misticismo irracional e indemostrable.

El debate transgénero está corrompiendo la forma en que funciona la ciencia. Si esta tendencia dudosa continúa, ¿veremos a científicos estudiando la relación entre transgénero y frenología? ¿Astrología? ¿Homeopatía? La razón parece estar escurriéndose por el desagüe.


jueves 20 de

junio de 2019

PEDI ESCULTURA


APOYA ENTRONIZACION

cristohoy.enargentina.com.ar    © 2013